Había una vez un país muy muy lejano, terriblemente frío y abrumadoramente desigual. La Rusia de los zares. Cuenta la historia, que en este país, miles y miles de trabajadores y trabajadoras se arrecharon con el fulano Zar y decidieron que ya estaba bueno de tanta explotación. Parece ser que los obreros y las obreras decidieron juntarse porque, el estar todos juntos, era su única fortaleza frente a la autocracia zarista. Dicen que conformaron los soviets, unos consejos obreros para organizarse en su primera revolución, allá por 1905. Aunque esta revolución fue derrotada, estos consejos, que tenían como objetivo la transformación urgente y sustancial de todas las relaciones sociales, fueron la semilla que gestó la revolución que, unos años después, en 1917 hizo temblar al mundo y puso en jaque la prepotencia del sistema capitalista. 

Aunque el origen de los consejos de trabajadores y trabajadoras puede rastrearse a lo largo de la historia de lucha de la clase trabajadora, en Venezuela se han desarrollado con mayor fuerza al calor de la Revolución Bolivariana. Se trata de organizaciones del poder popular desplegadas, en síntesis, con dos objetivos, por un lado, garantizar la participación de los trabajadores y las trabajadoras en el control sobre los procesos productivos y administrativos y, por el otro, para ejercer la dirección de los distintos procedimientos en los centros de trabajo.

María López, cuenta cómo fue el surgimiento del Consejo Socialista de Trabajadores y Trabajadoras (CSTT) de la Unidad de Propiedad Social Agroindustrial (UPSA) “La Gaviota”, empresa enlatadora de productos del mar (atún, pepitona y sardinas), ubicada en Cumaná, estado Sucre; recuperada y bajo control obrero desde el año 2015.

“El consejo surge a raíz de todos los problemas que había acá en la Gaviota, no estaba siendo productiva, tenía ya dos años y ocho meses que no producía ni una lata. El CSTT se forma para poder tener el control de la planta, para poder producir”.

Eliezer Navarro, integrante del Sindicato Bolivariano de la Corporación de Servicios del Distrito Capital, espacio desde donde se ha impulsado la conformación del consejo socialista, y que apuesta al trabajo articulado entre las dos instancias de organización obrera, plantea que “los consejos socialistas de trabajadores tienen una nueva percepción de lo que es el sindicalismo, porque el proceso de organización de los trabajadores ha sido atropellado por viejos vicios del capitalismo. Y este nuevo complemento, los CSTT, viene a mostrar esa nueva cara, social, de participación de los trabajadores en la organización”.

Hay un conjunto de elementos que caracterizan a los CSTT y los diferencian de otras formas de organización clásicas del movimiento obrero, como son los sindicatos →
  • Poseen un rasgo distintivo: están ligados desde su nacimiento y en sus diversas experiencias a lo largo de la historia y del mundo a situaciones revolucionarias, expresan la lucha antagónica capital/trabajo.
  • Su carácter es autónomo: deben ser creados por los propios trabajadores y trabajadoras, en el marco de su proceso orgánico y de trabajo, sin influencias externas de ningún tipo.
  • Tienen como principio la delegación, como mandato obligatorio e irrevocable.

No son organizaciones sindicales ni sustituyen las funciones propias de estas, aunque pueden compartir responsabilidades y apoyarse mutuamente.

- ¡Ay, mamá! El secretario general de tu gremio (sindicato) es un asco, es un burócrata y un corrupto… Desafíliate de esa porquería, regalándole la guita (los reales) a esos tipos…
- Los sindicatos son la forma de organización de los trabajadores, cuando hacemos paro (huelga) son los únicos que sacan la cara por nosotras. 
- Pero ma…
- Afíliate a tu sindicato, haceme el favor. ¿No estás todo el día hablando de la clase trabajadora? Bueh ¡la clase trabajadora se organiza así! ¿O conoces otra forma?
- … mmmm bueno, no…
Ahora puedo decirle a mi madre que sí, que en Venezuela conocemos y practicamos otra forma de organización de la clase obrera 
¡LOS CONSEJOS SOCIALISTAS DE TRABAJADORES Y TRABAJADORAS!

Navarro explica las diferencias con los sindicatos tradicionales: “los sindicatos vienen de una lucha reivindicativa, de una lucha social, de una lucha de los trabajadores porque el sindicato tiene un carácter jurídico en la ley, donde tienen entre sus funciones discutir convenciones colectivas o contratos colectivos, en una situación de huelga el sindicato tiene la facultad jurídica para poder proteger a los trabajadores. Los CSTT no lo tienen por ahora”.

En el año 2007, durante los meses de abril y mayo, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) llevó a cabo una serie de jornadas nacionales de discusión con los trabajadores y trabajadoras del sector público y privado que tenían como objetivo el desarrollo de un proyecto de Ley de Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras, que fue entregado a la Asamblea Nacional en junio del mismo año.

Principales elementos de este proyecto →
  • Señala que los CSTT serán el instrumento jurídico que les permitirá a los trabajadores y trabajadoras ejercer un papel protagónico en el desmontaje del aparato económico actual, el cual está basado en la explotación del ser humano para la obtención de la máxima ganancia para el capital.
  • Identifica el control obrero como un instancia de transición del modo de producción capitalista a la propiedad socialista, en la cual los trabajadores y trabajadoras ejecutarán procesos de intervención sobre la producción, planificación y el uso eficiente de los recursos.
  • Define como objeto específico establecer el ordenamiento jurídico para la constitución y el funcionamiento de los CSTT, en el marco del derecho a la participación, al ejercicio del control directivo en los procesos productivos, administrativos, políticos en los centros de trabajo y áreas de actividad laboral.

Tanto Eliecer como María coinciden en identificar el empoderamiento del proceso productivo por parte de los obreros y las obreras como uno de los principales desafíos de los CSTT. Para Navarro “es la herramienta necesaria que tenemos para apuntalar a la producción nacional”.

Otro de los desafíos fundamentales es generar una nueva lógica del proceso social del trabajo, con la participación de los trabajadores y trabajadoras como elemento central. María López enfatiza en este punto, la importancia que tienen los CSTT para desarrollar un proceso productivo capaz de aportar a la soberanía alimentaria del pueblo venezolano.

“Nosotros aquí damos el todo por el todo para poder llevar el alimento al pueblo, al pueblo de abajo. El CSTT está para garantizar que nosotros de verdad estamos produciendo, estamos trabajando, ese es su principal objetivo, preocuparse por la producción”. Y agrega, que en marco de la actual crisis que atraviesa el país su principal aporte es “producir para poder abastecer las necesidades del pueblo tiene. Ese es el rol de los CSTT: velar por la producción de la empresa y aumentarla para ayudar a salir de la crisis”.

Hace cien años, los consejos de trabajadores y trabajadoras ayudaron a cambiar la historia de la humanidad. Hace cien años, fueron la trinchera de lucha de obreros y obreras que, junto al campesinado y el empobrecido pueblo ruso, hicieron triunfar la revolución más importante del siglo XX. En todo este tiempo, los desafíos, retos y características del proletario como sujeto histórico se han reconfigurado, pero una vez más, los consejos obreros o, en el caso venezolano los CSTT, están llamados a cumplir un rol fundamental en el proceso social del trabajo y en el desarrollo de un nuevo esquema productivo y económico.

  • Lo mejor de la experiencia: la satisfacción por producir alimentos para el pueblo.
  • El mayor reto: conseguir los insumos para mantener el trabajo activo.
  • Que no volverían a hacer: volver atrás.
  • Tres adjetivos de la experiencia: luchadora, resteada con el proceso, guerrera.
  • Una canción que los identifique:Blanquísima gaviota” de Alí Primera.

  • Lo mejor de la experiencia: la formación.
  • El mayor reto: hacer entender a la clase trabajadora el papel histórico que tenemos.
  • Que no volverían a hacer: enfrentarnos entre nosotros como clase.
  • Tres adjetivos de la experiencia: interesante, capacidad para seguir conociendo, relaciones laborales.
  • Una canción que los identifique: “El vals del obrero” de Ska-p.