El 1° de mayo de 2017, en el marco de las protestas opositoras que inundaban de violencia y muerte las calles de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro hace el llamado a la Constituyente. El sábado 6 de mayo, La Red de Colectivos “La Araña Feminista” convoca a organizaciones y personas aliadas a una reunión extraordinaria para debatir la propuesta del Presidente. Entre temores y esperanzas, surgieron dos conclusiones claves: necesario era defender lo conquistado por el movimiento de mujeres en la Carta Magna del 99 y participar para construir una propuesta. Así se convoca para el 20 de mayo al primer Aquelarre Constituyente.

Si contextualizamos, las llamadas “brujas” en Nuestramérica eran las esclavas racializadas, que a punta de mata y menjurje interrumpían el embarazo producto de la violación de su amo blanco. Entonces, el Aquelarre Constituyente fue echado pa’ lante por las descendientes de esas brujas. Mujeres puebla, organizadas para construir en el ejercicio del poder originario y por las sexualidades disidentes organizadas, que desde un enfoque de clase se reapropian del insulto “maricx.” Brujas y brujos avanzando en tiempos nuevos, hacia otras revoluciones.

En medio de las guarimbas potenciamos las esperanzas

Ese 20 de mayo, en Caracas más de 10 organizaciones nos hicimos presentes, entre ellas: La Red de Colectivos “La Araña Feminista”, Tinta Violeta, Red de Información por el Aborto Seguro (RIAS), SURCO, Colectivo Diversidad UBV, Ejército Emancipador, Las Comadres Púrpuras, Colectivo de Estudios Feministas “Aquelarre Caribeño”, Alianza Sexo Género Diversa Revolucionaria (ASGDRe), Mujeres por la Vida, Movimiento de Mujeres de Mérida, La Biofábrika del Buen Vivir. Contamos incluso, con la participación virtual de organizaciones de Lara, Mérida y Yaracuy.

En una extensa jornada fuimos desgranando, a la luz de los nueve puntos propuestos por el Presidente, los aportes en términos de derechos, reivindicaciones y el modelo de sociedad feminista socialista que soñamos:
  • La paz nacional.
  • El perfeccionamiento del sistema económico.
  • Constitucionalizar misiones y grandes misiones.
  • Ampliación de las competencias del sistema de justicia.
  • Constitucionalización de las nuevas formas de la democracia participativa y protagónica.
  • Defensa de la soberanía y la integridad de la nación.
  • Reivindicación del carácter pluricultural de la patria.
  • Garantía del futuro.
  • Preservación de la vida en el planeta.

Como contaba María J. Berrios, de “Mujeres por la Vida” de Lara: “Quiero profundizar en esto de la esperanza. Veníamos de la muerte de Chávez, la guerra económica y de cuarta generación, dificultades de dirección estadal y regional que hemos venido confrontando, luego las guarimbas. Todo muy difícil, con mucho desconcierto. Estábamos a la defensiva y la Constituyente fue un llamado a la ofensiva. Nos dio un marco de lucha para avanzar hacia el socialismo, para crecer. En ese ambiente, el Aquelarre fue la manera de los grupos feministas y de la sexo género diversidad, de aglutinarnos para reactivar la esperanza.”

Participar del Aquelarre fue también vivir el disfrute del ejercicio de la política, de esa otra política en la que se ensaya  el proyecto libertario a través de las realidades más cotidianas y vívidas. Significó reactivar la forma con la que nos sentimos más cómodxs haciendo política, la de lxs comunes. Reencontrarnos para sentipensar el futuro y creerlo posible. Además, fueron eventos profundamente pedagógicos, sin soberbias de sabiendxs, sino desde el amor y la empatía.

Armando Rodríguez, miembro de la Alianza Sexo Género Diversa Revolucionaria (ASGDRe), así describió el Aquelarre: “Un espacio con talante participativo y democrático, donde lo más relevante fueron las formas de llegar a los saberes y a los acuerdos. Utilizamos herramientas como las videoconferencias para contactarnos con las compañeras de las regiones. Cada vocerx aportó sus ideas sin ningún tipo de limitante, ni siquiera de tiempo.”

Las feministas y las sexualidades disidentes tenemos propuestas para todo

La segunda jornada se llevó adelante el 3 de junio. En ese momento ya teníamos el acumulado de aportes en los nueve puntos, entonces pasamos a visualizarlos en relación con los articulados existentes y los necesarios de incorporar en la nueva Constitución. Estos van desde la defensa de la vida en el planeta, el carácter laico y antipatriarcal del Estado, la alimentación como derecho humano y no como un negocio, la legalización del aborto, hasta el reconocimiento de la identidad trans y el matrimonio entre personas del mismo sexo y género.

En tanto las conquistas indispensables de defender son:
  • Lenguaje inclusivo y no sexista en todo el texto constitucional.
  • Goce irrenunciable de los derechos humanos y progresividad de los mismos (CRBV. Art. 19).
  • No discriminación. Reconocimiento de la necesidad de medidas positivas para superar la discriminación y la existencia de discriminación por resultado (CRBV. Art. 21).
  • Dar rango constitucional a los tratados y pactos internacionales de Derechos Humanos firmados por el Estado (de especial importancia es el rango Constitucional que adquiere la CEDAW).
  • Inclusión de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos (CRBV. Art. 76).
  • Reconocimiento del Trabajo del Hogar como actividad económica (CRBV. Art. 88).
En articulado las propuestas feministas para la nueva Constitución:
  1. En los Principios Fundamentales, proponemos el objetivo de asegurar la transición hacia el socialismo, impulsando la despatriarcalización y la descolonización del Estado, al igual que su carácter laico.
  2. Del Espacio Geográfico y La División Política hablamos de las Comunas como parte integral del Estado.
  3. De los Derechos Humanos y Garantías, y de los Deberes, en las Disposiciones Generales, destacamos en el principio de no discriminación, la incorporación por razones de orientación y expresión sexual y de género. Que el Estado venezolano en corresponsabilidad con la sociedad asuma el cuidado de la vida y el mantenimiento de la especie, además del reconocimiento del derecho a la autonomía corporal.
  4. En los Derechos Civiles el derecho a vivir una vida libre de violencia y sin discriminación en todas las etapas de la vida.
  5. En los Derechos sociales y de las familias lo que tiene que ver con el reconocimiento de los diversos tipos de familias, como las homoparentales, el matrimonio igualitario, el derecho a la adopción por parte de las sexualidades disidentes y el reconocimiento por parte del Estado venezolano del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y garantizar asistencia y protección integral a la maternidad voluntaria en general, tanto para la continuación como para la interrupción del embarazo, garantizando un parto y postparto humanizado, promoviendo el parto natural, y asegurando servicios de planificación familiar integral basados en valores éticos y científicos.
  6. En los Derechos Políticos hablamos de la paridad con alternabilidad de sexo e identidad de género. También, que el Estado garantice los derechos políticos de personas pertenecientes a grupos en situación de vulnerabilidad especialmente la sexo género diversidad, y en ellas a las personas intersexuales. Al igual que la prohibición de los mensajes discriminatorios, ni los que promuevan la intolerancia religiosa, política, sexual o por expresión de género.
  7. Acerca de los Derechos Económicos, y al Trabajo, destacamos el impulso por parte del Estado al desarrollo de la propiedad social, colectiva y comunal. Al igual que la necesidad de disposiciones jurídicas en materia laboral para quienes ejerzan el trabajo doméstico fuera del hogar propio. El trabajo como única fuente de riqueza, particularmente importante para la lucha contra la corrupción.
  8. En torno a los Derechos Culturales y Educativos, hablamos del derecho a una educación no sexista y libre de estereotipos de género, liberadora, descolonizadora y antipatriarcal. Al igual que el reconocimiento de las mujeres como depositarias de conocimientos.
  9. Sobre el Derecho al Cuidado y a la Protección Social, destacamos el derecho al cuidado en las etapas de la vida de mayor vulnerabilidad, al igual que la elaboración de políticas públicas que promuevan la corresponsabilidad en el cuidado.
  10. Incorporamos un título específicamente para los DERECHOS SEXUALES Y DERECHOS REPRODUCTIVOS al igual que DERECHO A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA. Para consultar la propuesta completa https://www.scribd.com/document/382460549/propuestas-para-la-asamblea#from_embed

Después del Aquelarre Constituyente

Los compromisos no quedaron en la redacción de un articulado para la nueva Constitución. Varias de las participantes del Aquelarre inscribieron sus candidaturas para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente. La única que fue aceptada por el CNE fue María J. Berrio, quien participó en el sector Pensionadas y Pensionados por Centro Occidente. La candidata obtuvo 1.341 votos, que representa el 0,77% de la votación total del sector en la región, ubicándose en la posición 17, siendo el mayor aporte del estado Lara y donde la candidata se ubicó en el puesto 8.

El Movimiento de Mujeres por la Vida a través de la corta campaña, pudo hacer llegar las propuestas del Aquelarre Constituyente a otros ámbitos más allá de los enmarcados en la militancia feminista y de mujeres. Lo mismo ocurrió en Caracas en el espacio de articulación “Chavismo Bravío”, a través de las asambleas populares que se realizaron en distintas parroquias, antes y después de las elecciones, se presentaron las propuestas del Aquelarre.

Sin embargo, actualmente Berrio critica el curso que ha tomado este llamado constituyente. “Tristemente, la ANC no convoca el poder constituyente, sino se convirtió en un espacio más de poder. En el momento de la campaña decíamos que era una convocatoria al pueblo para debatir, para decidir cuál era el camino para construir el socialismo feminista. Lamentablemente, no ha sido así. Vemos que en la ANC la toma de decisiones es sólo de un pequeñísimo grupo”.

A pesar de ello, no hemos menguado en el esfuerzo y desde el 28 de septiembre del 2017, Día Internacional por la Despenalización del Aborto, el movimiento popular feminista venezolano está en campaña por conquistar este derecho, que impida la muerte de mujeres por abortos clandestinos. Se entregó la propuesta del Aquelarre Constituyente a la ANC, específicamente el capítulo sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. A partir de entonces sigue movilizado con presencia de calle todos los 28 de cada mes. El 20 de junio se logró un derecho de palabra ante la Comisión de Igualdad y Equidad de Género. No perdemos la esperanza y accionamos por construir ese futuro del socialismo feminista que soñamos.